Beethoven dirigio su ultima sinfonia completamente sordo



Alguna vez casi muero estrellado contra el suelo después de caer del tercer piso de la casa de mi abuela, todo gracias a la TV y sus perjudiciales influencias en muchos niños, que aun creen que es posible volar o lanzar poderes como goku o seiya. Ese domingo sentí la muerte respirando sobre mi nuca, mis primos y yo jugábamos, mientras abuela, tías, mama, y primas amargadas se quedaban en la primer planta de la gigante casa, hablando de lo que fue, lo que no y lo que nunca seria, gozaba visitar a la vieja, pues teníamos muchos sitios para escondernos, jugar y más que nada divertirnos, no importaba que mi abuelo nos persiguiera por pisarle alguna mata que no debíamos mirar, por meter los gatos al agua, por tirar las gallinas al aire pa que volaran, por robarle las monedas que guardaba pa comprar cigarros o que nos asustara hasta casi llorar con historias de fantasmas, diablos y duendes. Nada de eso importaba, pues en esa casa jugábamos, soñábamos y crecíamos.
Un domingo vinieron las tías que Vivian fuera de la ciudad y con ellas un ejército de unos 10 niños y niñas, listos pa acabar con la casa y todos sus secretos. Uno de ellos, el más grande y por ende, el más experimentado (nos llevaba 3 años), propuso un singular juego, el cual consistía en ser algún superhéroe, adoptar los poderes y empezar una lucha por el mejor, el ganador seria el que no se dejara atrapar, ese día por esa casa desfilo el salón de la justicia, los xmen, las tortugas ninja y hasta una flashman (la menor de todas mis primas hasta ese momento y la única que resulto medico).
Así empezamos con la competición, yo hacía equipo con mi prima (tiempo después seria con ella mi primer beso) ella era la mujer maravilla, y yo, yo escogí al súper héroe mas imbécil y predecible de la historia, yo era superman, creo que lo que paso ese día fue el preámbulo al odio que sentiría después por Clark Kent y todo el mundo del súper hombre y demás extensiones que le siguen sacando, ojala la Kriptonita lo mate algún día, ahora que lo pienso me hubiera ido mejor siendo BIZARRO.
Corría tras mi prima a escondernos en el tercer piso de la gigante casa (hay que aclarar que ese piso en ese momento todavía no estaba terminado, entonces habían muchas trampas listas pa joder a algún incauto niño travieso que se metió donde no debió), nos perseguía Mazinger Z y un escurridizo Batman, la Mujer Maravilla logro esconderse, yo seguía corriendo tratando de escaparme de mis enemigos, fue cuando pase por encima de un plástico, ese plástico estaba haciendo las veces de un techo falso, pues en ese lugar hoy en día hay unas tejas, en mi inmensa inocencia me pare sobre eso, después de ese instante, tengo el recuerdo de mi mama llorando, mis primos asustados, mi abuela y tías gritando, y yo sobre una cama riendo. Según cuenta mi mama, caí sobre los brazo de mi tía Lupe, ella me salvo de una segura muerte, esa caída libre era mi pasaporte al otro mundo, ese que cuando somos niños vemos muy poco probable, a mi tía le debo la vida, tal vez no estaría escribiendo esto aquí, si ese día mi tía no hubiera estado sentada justo en ese preciso lugar.
Sentí la muerte, y me crujen los huesos al recordar ese instante, ni antes ni después, había sentido lo que ese domingo me regalo.


Last Days and Left eye.



Las personas que me conoces sabrán que soy un frustrado cineasta y que me devoro cuanta película existe en mi mundo, pero hay infinidades de satélites y planetas en la extensa galaxia del séptimo arte que aun no visito, por ejemplo, nunca he visto una película de un directo nicaragüense por dar un ejemplo, pero si he visto cine de muchos franceses y gringos.
Alguna vez en el MAMBO (museo de arte moderno de Bogotá) me encontré con una película de GUS VAN SANT, del cual ya conocía el remake de PYSCHO, ELEPHANT y GOOD WILL HUNTIG.
La película era sobre los últimos días de la vida de un rockero del grunge, su nombre Blake (bastante recurrente y diciente ese nombre pues no es un secreto a quien hace referencia), 6 o 5 o 4 días no recuerdo exactamente cuántos días pasaban, pero eran suficientes para sentir el borde, el final de una vida, la cesante llama que se extinguía, Blake fue inspirado en Kurt Cobain, aunque en entrevistas el director dice que no es así, es evidente que es la visión de Gus Van Sant acerca de los últimos días de la vida de una persona, en este caso el vocalista de NIRVANA. El relato de LAST DAYS de verdad me conmovió, describe perfectamente el vacio que puede sufrir alguien y que a pesar de ser un famoso, creativo y genial músico lo lleva a tomar una escopeta y volarse la madre, estoy de acuerdo en que le película llega a ser extremadamente aburrida, pues los planos suelen ser muy largos y exagerados, hay silencios inmensos y actuaciones pobres, pero esto no es lo que me importo, me cautivo ver esos últimos instantes y realmente sentir como calmo su atormentada existencia Blake. Bien si lo veo desde el punto de vista de Kurt Cobain, tal vez entienda un poco más que puede pasar por la cabeza de alguien al límite del suicidio.




Haciendo zapping, me encontré con un documental en el canal VH1, al principio poco me intereso, pero finalmente lo logro, por algo este canal se enorgullece de ser el más "pop" y ese monosílabo evidentemente cumple con su definición. Me sumergí en la historia de Lisa Lopes, integrante de aquel grupo de nombre controversial para todos los colombianos, TLC, la edición en principio parecía ser hecha en ADOBE PREMIER, lo salvaba la narración y el contenido que más adelante me enterneció, del cual no me voy a extender. Lopes grava un viaje fuera de EEUU a algún país de centro america, era la vía de escape para su frágil vida, dividió el documental en partes asociándolas con números, que significaban algo para ella, durante toda la grabación se veían los dilemas que ella vivía, y todo se relaciono hasta el accidente donde murió, de una u otra forma, vi los últimos días de otra persona, esta vez fue por el azar, pero de nuevo las fibras que atan a la vida con la muerte quedaron en evidencia.

FINALMENTE
Todo esto me lleva a preguntarme: ¿que pasara el último día de nuestras vidas? ¿Acaso alguno de nosotros sabrá que ese será el ultimo día?, ¿estamos listos para morir? ¿Que pasa si mañana morimos y no podemos decirle a nuestra tía, gracias por salvarnos?


1 Response to "Beethoven dirigio su ultima sinfonia completamente sordo"

  • LOLA Says:

    OMG. OMG. OMG.
    Aunque me haya demorado una eternidad en comentar tu post debido a mis multiples ocupaciones....dejame decirte dos cosas.

    1. Ame tu post como a nada en el mundo! el hecho de incluir a GUS VAN SANT (un ídolo) y la genial LAST DAYS película que marco mi existencia.

    2. si bien no era fan de TLC, tb vi el especial a Lisa Lopez y me gusto el intro...ese de waterfalls.

    GENIAL POST.

    PD: me alegro que no hayas caido del 3er piso.

    Besooo paranoideeee!
    Lola P.